Sala Cuna “Salvador Allende”: Establecimiento pionero en la educación inicial con una sólida visión de futuro

Escrito por 

Con una sólida visión institucional sigue proyectándose al futuro la Sala Cuna “Salvador Allende”, el primer establecimiento de educación inicial de Nacimiento y uno de los que administra la municipalidad -a través del DAEM- en convenio con la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji), Vía Transferencia de Fondos (VTF).

Este centro educativo, ubicado en la Villa “El Ciprés”, comienza a funcionar en el año 2006, marcando un hito en nuestra comuna como pionero en la atención y formación de niños y niñas desde los 84 días de nacidos hasta los 2 años de edad, distribuidos en sala cuna menor y sala cuna mayor.

Destinado preferentemente, en un principio, a hijos e hijas de familias de alta vulnerabilidad social, hoy atiende a todos los nacimentanos que requieran este servicio -cualquiera sea la condición socioeconómica de ellos y el sector donde tengan domicilio dentro de la ciudad-, haciendo efectivo el derecho de toda la ciudadanía a este nivel educacional.

Su labor la realiza de lunes a viernes, de 7:45 a 17:30 horas y desde marzo hasta enero del año siguiente, por medio de un equipo humano que lidera la directora (s) y educadora de párvulos, Eva Tenorio, y que también está integrado por tres técnicos en educación parvularia, una manipuladora de alimentos y un auxiliar, quienes cuentan con una destacada experiencia laboral y se capacitan constantemente.

En general, su misión la desarrollan en base a un visionario Proyecto Educativo Institucional (PEI), a su Reglamento Interno y a un Plan de Prevención y Seguridad, con el apoyo también de diversas entidades, entre ellas la Red Chile Crece Contigo, la Tercera Comisaría de Carabineros, la Oficina de Protección de Derechos de la Infancia y Adolescencia (OPD) y la Fundación CMPC.

Según destaca Eva Tenorio, se atiende íntegramente a los niños y niñas, con un trato digno y equidad, en un ambiente acogedor y rodeados de afecto, “fortaleciendo su crecimiento y desarrollo armónico, y enfatizando los estilos de vida saludable, apego seguro, lactancia materna, fomento del lenguaje, enfoque de género e inclusión, además de promover un buen trato infantil a través de protocolos ante vulneración de derechos”.

CONSTRUCTORES DE APRENDIZAJE

Más específicamente, agrega la directora (s), su metodología de trabajo se basa en el Currículum Integral de Educación Parvularia, que concibe el desarrollo equilibrado del niño y la niña en diferentes manifestaciones, como una “totalidad” y un ser “integrado” en sí mismo, en relación con los demás y en el contexto sociocultural, es decir, como persona.

En el fondo, explica, apuntan a formar niños y niñas felices, integrales, seguros de sí mismos y respetuosos por la diversidad, mediante una educación que potencie en ellos el encanto por explorar, conocer, comprender y crear, fundamentalmente mediante los sentidos y el principio de juego, permitiéndoles ser constructores activos o protagonistas de sus aprendizajes, de acuerdo a sus características individuales, intereses y necesidades.

En este proceso cumplen un papel primordial, a su vez, las familias, consideradas por el establecimiento como los primeros educadores. De hecho, son convocadas permanentemente para participar en las diferentes actividades, se han comprometido con los objetivos de la institución y valoran en gran medida la enseñanza formal que se les entrega a sus hijos e hijas en la Sala Cuna “Salvador Allende”.

Así lo manifiesta, por ejemplo, Elizabeth Proboste, madre de la pequeña Gabriela, de 10  meses: “En mi caso, soy la mamá que trabaja y que tiene a su hija en sala cuna, por lo cual esto ha sido un apoyo tremendo y motiva mi más completo reconocimiento hacia las tías, porque nuestro rol de madres es compartido con ellas durante gran parte del día. Estoy feliz, ya que nos han acogido muy bien y mi hija ha aprendido mucho a su corta edad”.

Contento y agradecido se muestra, igualmente, Roberto Almarza, padre de Benjamín, de 1 año y 8 meses. “Al principio me costó mucho dejarlo aquí, porque se trata de mi primer hijo”, comenta, “pero el trato es muy bueno, se preocupan mucho de enseñarle y me he dado cuenta que quieren a los niños, además él se pone muy alegre cada vez que lo traigo, se siente a gusto con sus tías y compañeros, y todo eso me da plena confianza”.

Ubicada en calle Santa María 1436, al lado de la Escuela Nacimiento de Nuestro Señor, esta sala cuna ha dado inicio recientemente a su Proceso de Admisión 2018 y recibe las consultas respectivas al teléfono 2542299, indicando de antemano que son tres los requisitos básicos para la postulación y matrícula: certificado de nacimiento, carné de control de niño sano y que el niño o la niña tenga menos de 2 años de edad al mes de marzo.