Sala Cuna “La Cruz”: Atención de calidad, inclusiva y con sello ecológico

Escrito por 

Por la senda del mejoramiento continuo y la innovación sigue desarrollando su misión institucional la Sala Cuna “La Cruz”, ubicada en la avenida del mismo nombre y en el radio céntrico de Nacimiento.

Se trata de uno de los establecimientos de atención preescolar pertenecientes a la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) y administrados por la municipalidad local Vía Transferencia de Fondos (VTF), a través del Departamento de Educación Municipal.

Con diez años de experiencia, brinda una formación inicial gratuita e integral a niños y niñas de distintos puntos de la comuna, distribuyéndolos en dos secciones para trabajar de manera óptima con ellos: una sala cuna menor, destinada a los que tienen entre 84 días y 11 meses de vida, y una sala cuna mayor, para los de 12 meses a 2 años.

Todos son atendidos de lunes a viernes, en horario de 7:50 a 17:50 horas, y desde marzo hasta enero, por un equipo de profesionales y técnicos encabezado por la educadora de párvulos y directora del establecimiento, Maritza Delgado, e integrado además por 4 asistentes de párvulos, 1 auxiliar y 1 una manipuladora.

“Estamos abocadas a ofrecer un servicio de calidad, es decir, una educación sólida, inclusiva y en constante mejoramiento, de acuerdo a la singularidad de cada niño y niña, así como también acorde a sus intereses, necesidades y derechos, sobre la base del buen trato, estilos de vida saludable, igualdad de oportunidades, apego seguro y lactancia materna, rodeados de un ambiente grato, tranquilo y afectivo”, destaca Maritza Delgado.

A ello han sumado diferentes estrategias de enseñanza, tales como la estimulación temprana; el juego heurístico, que promueve el aprendizaje activo, las capacidades personales y las habilidades sociales de los pequeños, y el enfoque montessoriano, orientado a una educación para la vida, lo que considera la facultad de elección, la libertad de expresión y el desarrollo de hábitos.

Para esto último, disponen de tres áreas de trabajo: lenguaje, vida práctica y psicomotricidad, las que se despliegan dentro de la sala de actividades del establecimiento, cuyas dependencias incluyen igualmente el hall y comedor, la sala de muda y la de amamantamiento, las instalaciones administrativas y un amplio antejardín, parcialmente techado.

SELLO ECOLÓGICO

Desde el año 2015, en tanto, la Sala Cuna “La Cruz” ha enfocado su gestión en fomentar el cuidado del medioambiente y la conciencia ecológica como parte de la formación elemental de los niños y niñas de hoy, llevando a cabo -entre las primeras acciones- la construcción de un invernadero con material reciclable a un costado del mismo sitio, para el cultivo de verduras y plantas medicinales.

En esta iniciativa han cumplido un importante rol los padres y apoderados, los que no solamente tienen las puertas abiertas para acudir al establecimiento durante la jornada sino que también son incorporados para participar de actividades especiales y del proceso educativo en sí, según su disposición de tiempo y horario.

Asímismo, trabajan en alianza con la Red Chile Crece Contigo, dedicada a la protección de la infancia a nivel nacional; el Programa de Promoción de Salud del DAEM; la Oficina de Protección de Derechos (OPD) de la Infancia y Adolescencia; el Programa Vida Chile, centrado en el fomento de estilos de vida saludable; Carabineros de Chile, mediante un acompañamiento permanente, y el Programa Creciendo Juntos de la Fundación CMPC, con capacitaciones dirigidas al personal y las familias, entre otras entidades e instancias de apoyo.

Cabe resaltar, adicionalmente, que esta institución preescolar forma parte de los establecimientos del país donde se ha implementado el Programa PEC (“Para que estudie contigo”), permitiéndole a madres estudiantes asistir al colegio y, a la vez, amamantar a sus hijos o hijas en estos recintos, a libre demanda.

Es el caso de Danitza Mora, alumna del Anexo Técnico del Liceo Municipal, quien valora la formación inicial que está recibiendo en esta sala cuna su hijo Cristofer, de 10 meses: “Desde que llegué acá con él, el trato ha sido muy bueno, le entregan mucho amor, lo estimulan harto para que aprenda de acuerdo a su edad y no he tenido ningún problema. Y en el liceo me dan las facilidades para venir a verlo y amamantarlo, principalmente en los recreos, y así como ellas cuidan a mi hijo, yo cumplo con asistir a reuniones, talleres y otras actividades”.

Una muy buena experiencia declara tener, coincidentemente, Patricia Peña, madre de la pequeña Camila, de 2 años. “Aquí me han acogido como en casa. De primera, la traía poco tiempo para que se acostumbrara, y ahora no se quiere ir cuando la vengo a buscar en las tardes; incluso, cuando despierta, empieza a nombrar una compañera que tiene en la sala cuna. Ese tipo de cosas me dan tranquilidad y demuestran que se ha ambientado totalmente. Lo que más me gusta es el trato que tienen hacia ella, porque es como maternal”, señala.

Próxima a celebrar su nuevo aniversario, exactamente el 27 de diciembre, la Sala Cuna “La Cruz” ya ha dado inicio a su Proceso de Admisión 2018, recibiendo postulaciones desde los primeros días de octubre con la siguiente documentación: certificado de nacimiento, carnet de control de niño sano y ficha del Registro Social de Hogares si correspondiera. Para ello, los interesados pueden dirigirse a avenida La Cruz 565 o llamar al teléfono 2542304.